Archivo de la etiqueta: lima

Juan del Valle y Caviedes como lector de Francisco de Quevedo

            El poeta del virreinato del Perú, Juan del Valle y Caviedes, nace en España, en Jaén, en 1645 y—según su biógrafo Guillermo Lohmann Villena–se traslada de muy temprana edad al virreinato del Perú, donde permanece hasta su muerte en 1698 (Valle y Caviedes,  ed. Cáceres 20 y pássim).  En este ensayo quisiera aproximarme a un asunto que se reitera constantemente en manuales de literatura o en estudios sobre el autor pero que, en realidad, no se elabora en gran detalle.  Se trata de la relación de dependencia literaria que el poeta virreinal pudo tener para con Francisco de Quevedo, con quien tiene muchos puntos de contacto.  Emilio Carilla, por ejemplo, llama a Valle el “Quevedo limeño” (223) y anota varias correspondencias entre los dos.  De modo similar, aunque con cierta valorización negativa, Mariano Picón Salas lo llama un “Quevedo menor y mucho más lego” (140).

Entre las obras de Valle y Caviedes hay varias referencias muy directas a que Quevedo–quizás en especial su sátira (pero no sólo)–era una importante presencia en el autor virreinal.  Hay, por ejemplo, un poema en el cual expresa una relación con el peninsular que nos recuerda lo que Harold Bloom llamó la “ansiedad de la influencia.”   Es un texto cuyo título reza, con algunas variaciones en los manuscritos originales, “Los efectos del protomedicato de don Francisco de Bermejo sabrá el curioso en este romance, escrito por el alma de Quevedo, que anda penando en sátiras” (Valle, ed. Cáceres 378-86)).[1]  Es una referencia consciente, algo jocosa, a su imitación del escritor español, pero imitación posiblemente compleja ya que “penar” era, y es, en el Perú, una referencia al “fantasma o alma que anda en pena” (RA).[2]   Este poema, como muchos otros de Valle, tiene como blanco satírico–algo muy tópico del género–a la medicina, profesión que también satiriza Quevedo en muchas ocasiones; entre ellas, por ejemplo, en El sueño del juicio final, El sueño del infierno, y El sueño de la muerte (Sueños y discursos 73-79, 158, 188), pero, como espero mostrar, entre los dos autores hay ciertas diferencias.

En Machu Picchu - Pedro Lasarte

Ambos recogen tópicos satíricos muy semejantes, pero el escritor virreinal parece acercarse a la crítica de la medicina con mayor proximidad a su realidad social.  No sólo se burla de la medicina en general, sino que ataca directamente a un número de médicos contemporáneos e identificados con sus nombres verdaderos.  Para el caso de Quevedo, Ignacio Arellano ha mostrado que su sátira de la medicina se remonta a una tradición muy antigua, pero sugiere a la vez que esa tradición se recontextualiza en el momento del autor ya que, nos dice, hay en su obra una “hiperbolización de los atributos reales de médicos del siglo XVII” (Jacinto Alonso Maluenda 88).   Algo igual veo en Valle y Caviedes, pero con una diferencia que lo impulsa a la agresión personal.  Se sabe que Quevedo con su sátira llevó a cabo ataques ad hominem, pero eran ataques dirigidos a ciertos personajes que entroncaban con su vida y sus relaciones cortesanas o literarias como, por ejemplo, Góngora.[3]  En el virreinato del Perú, algunos de los médicos satirizados por Valle y Caviedes tenían puestos de importancia, como el que va mencionado en el título del poema escrito por el “alma de Quevedo,” es decir, Francisco de Bermejo, poema en el cual también se satiriza a otro médico, Miguel de Ossera.  Lo que  hay que notar es que estos dos personajes habrían formado parte–en Lima–de más de una controversia en lo tocante a sus herencias culturales–ya criollas o peninsulares– y, por lo tanto, sus correspondientes méritos para recibir puestos oficiales, como el del Protomedicato del Perú.[4]   Quevedo y Valle y Caviedes se acercan satíricamente a la medicina, pero, como sugeriré, con propósitos diferentes.  ¿Qué pudo pensar Valle y Caviedes sobre lo que hoy llamaríamos, si quisiéramos ser algo anacrónicos– su “dependencia” para con Quevedo–?  No nos olvidamos que la imitatio era todavía una práctica literaria de importancia, pero hay, sospecho, gato encerrado en la imitación vallecavediana.

Pasemos primero, entonces, a un poema en el que la persona satírica de Valle y Caviedes, autodenominándose “doctor de médicos,” le aclara al lector que su vituperación de la medicina ha de tomarse en serio.  Esto, claro está, no sin una típica mueca burlona:

No son capricho mis versos,
como los médicos piensan
y publican que es manía
y agudo ingenioso tema.
Y porque vean se engañan,
traeré aquí los que cooperan
conmigo en este dictamen,
para apoyo de mi idea (43. 141-48).[5]

 Y de inmediato el poema enumera una serie de escritores y satíricos que se han enfrentado con la medicina. Hay cuarenta, desde San Agustín, pasando, entre otros, por Sócrates, Plutarco, Diógenes, Cicerón, Tito Livio, Juvenal, Epicteto, Alfonso el Sabio, Quevedo, Cáncer, Villamediana, hasta llegar a parar en el dramaturgo Moreto.   Lo que es notorio es que en este poema, en el cual se enumera la tradición, Quevedo es sólo uno de cuarenta, y merece sólo cuatro versos.  Hay que preguntarse, entonces, si esto no es un intento de relativizar la importancia de Quevedo en su obra.

Descansando - Pedro Lasarte

Regresemos al poema que se dice haber sido escrito por el “alma de Quevedo.”  De allí se rescatan varias coincidencias tópicas entre los dos autores.  Un primer ejemplo sería la burla de la pretensión de las vestimentas prescriptas por ley para los médicos: sus ropas, adornos, anillos y collares; y también una mofa del uso de latinajos y aforismos por parte del llamado “médico latino:”[6]:  En Valle leemos los siguientes versos, en burla del médico Bermejo:

Empuñó el puesto, y muy grave,
dando al Cielo gracias, dijo:
gratias a Deum en su
mal latín de solecismos.
. . .
Autorizóse de galas,
y multiplicando anillos,
añadió esta liga docta
a su ignorante esportillo.
Nuevo aderezo a la mula,
también de gala le hizo,
porque lo bruto quedase
de todo punto vestido.(44. 9-32).[7]

 Sin negar que éstas son burlas tópicas, no nos olvidamos que Valle sí tenía presente a Quevedo.  No sería descabellado pensar en algún eco o recuerdo de ciertos pasajes del Sueño de la muerte del autor peninsular: “fueron entrando unos médicos a caballo en unas mulas . . . guantes en infusión, doblados como los que curan; sortijón en el pulgar con piedra tan grande, que cuando toma el pulso pronostica al enfermo la losa.”   Y allí mismo añade Quevedo que los médicos ensartan nombres de simples que parecen invocaciones de demonios: buphthalmos, opopanax, leontopetalon, . . . petroselinum, . . . . Y sabido qué quiere decir esta espantosa barahúnda de voces tan rellenas de letrones, son zanahoria, rábanos y perejil, y otras suciedades” (Sueños 187-89).

             Hay, entonces, una coincidencia  tópica entre los dos segmentos citados–algo que Carilla, sin embargo, ve como imitación directa–(225-26). Son, sin duda, coincidencias, pero, sugiero yo, con una diferencia importante.  Si en el caso de Quevedo se trata de una sátira general de los médicos, ya sea tópica o sobre las prácticas medicinales de su momento, en Valle y Caviedes la temática crítica–o ideológica–recae fuertemente sobre el Perú y sus conocidas contiendas entre criollos y peninsulares.[8]  Don José Miguel de Ossera y Estella–uno de los médicos satirizados en el poema–había nacido en Zaragoza y había sido médico de Don Juan José de Austria antes de llegar al Nuevo Mundo–hacia 1688–con el séquito del Virrey Conde de la Monclova; esto en calidad de Médico de Cámara. Luego, rápidamente, alcanza el cargo de “Protomédico de Lima.”  El poema de Valle se mofa de la inteligencia de este médico, diciéndonos que “Protoverdugo de herencia / Osera a Bermejo hizo, / por su última y postrera / disposición de jüicio” (44.104).  En estos versos la referencia a la “postrera disposición” o agilidad mental de Ossera se lee, escatológicamente, como una última evacuación intestinal.  Aquí la visión burlesca de Valle parece asumir una voz anti-peninsular al unirse a ciertas críticas del momento que alegaban que este médico Ossera, habiendo venido de España, “desconocía el temperamento de la tierra y la virtualidad de los fármacos locales” (Valle y Caviedes 865).  Por otro lado, Francisco Bermejo y Roldán, el otro médico satirizado en el poema por su despliegue de vestimentas y latinajos, después de mucha solicitud a la corona, también alcanza el puesto de Protomédico de Lima en 1692.  Este otro era un hidalgo criollo y personaje de importancia dentro del sistema virreinal peruano; es decir, un buen representante de la hidalguía criolla que ejercía presión para asumir lugares de importancia y poder.  La visión satírica de Valle, sin embargo, como hemos visto, arremete también contra el criollo (recordemos los versos ya leídos sobre la ostentación en el vestir y el hablar).

            Ahora, como he mostrado en otro lugar, aunque a primera vista esta doble crítica podría verse como una contradicción ideológica por parte del poeta virreinal, no lo es: más bien forma parte del proceso satírico de Valle y Caviedes, quien no toma una posición crítica unidimensional, sino que recoge las múltiples y contradictorias opiniones y voces que se escuchaban en su contorno virreinal peruano.[9]  Lo que nos concierne aquí, sin embargo, es apuntar que el eco satírico que se podría escuchar de Quevedo, en Valle y Caviedes se nutre de un referente propiamente americano.   Se “americaniza,” por así decirlo.  Veamos.

            Hay otro poema que reiteradamente se ha visto como “emulación” por parte de Valle y Caviedes.  Se trata de una tópica burla de la prostituta infectada por la enfermedad venérea.  En palabras de Emilio Carilla, Caviedes imita en diversas oportunidades poemas quevedescos.  No exagera, sin embargo, los préstamos, prestamos que, por otra parte, se mezclan ingeniosamente a la pluma ágil de ‘el poeta de la ribera.’ [es decir, Valle]. Un ejemplo: el romance A la bella Arnada esta calcado en gran parte sobre uno de Quevedo (Cura una moza en Antón Martín la tela que mantuvo)”

Asustad  - Pedro Lasarte

La comparación o préstamo lo halla Carilla en el cotejo de las siguientes estrofas.  En Valle y Caviedes:

Purgando estaba sus culpas
Arnada en el hospital,
que estos pecados en vida
y en muerte se han de purgar . .

 Y en Quevedo,

Tomando estaba sudores
Marica en el hospital,
que el tomar era costumbre
y el remedio es el sudar. . .”(Carilla 224-25).

 A pesar de posibles coincidencias entre los dos autores, es claro que, como en el caso anterior, también se trata de tópicos literarios.  Esté o no imitando directamente a Quevedo en esos poemas –algo posible–es importante ver que Valle y Caviedes nuevamente recontextualiza la herencia literaria en una situación crítica directamente relacionada al virreinato.

            En otro lugar, aunque no en lo tocante a Quevedo, ya me había acercado a este poema sobre la mujer sifilítica, titulado  “A una dama que por serlo paró en la caridad.” [10] No voy a repetir mi análisis, que mostraba una visión bastante particular de la misoginia de Valle,  pero sí vale la pena sugerir que, aunque sea o no una imitación directa de Quevedo, sí es una imitación que se remonta, por extensión, a esa “alma” o “sombra” de Quevedo que andaba penando al escritor virreinal; y es un poema que conlleva un jocoso suplemento referencial sobre los conflictos que se daban en torno a la minería en el virreinato del Perú.   Los versos del poema de Valle pasan revista jocosa y grotesca a los estragos del llamado mal de bubas, en estrecha relación con el  negocio de la prostituta y su deseo de recuperar la lozanía que le permitiese continuar sus ganancias.  La metaforización que usa el poeta combina varios códigos: la sexualidad, la enfermedad y sus posibles curaciones, el negocio y la minería.  Reitero que no voy a repetir mi análisis, pero hay que mirar algunas cosas de cerca.  En Quevedo la referencia a la cura de la sífilis de la mujer, como vimos arriba, es la “de tomar sudores,” y– añadimos–tal cura se llevaría a cabo con el llamado “palo santo” o “guayaco” traído de las Indias (recordemos, como lo hace también Carilla, el conocido episodio del soldado que tomaba “sudores” en el Coloquio de los perros de Cervantes).

            La cura que recibe la “dama” limeña, sin embargo, es otra: es la que se hacía con el frote de mercurio, asunto que le lleva a Valle y Caviedes a elaborar un serie de chistes en torno a la descripción de la mujer en términos astrológicos (v.g. la estrella, los luceros, Venus, y Mercurio). [11]  Cito una estrofa:

De su estrella se lamenta
porque en luceros  peligra.
si cuanto causó la Venus
con el mercurio no quitan (81. 33-36).

 Pero más importante para nuestro asunto aquí, es la siguiente estrofa:

A puro azogue, presume,
la tiene de volver piña
. . . .
la que tiene mas estacas
que todas las de las Indias (81. 89-96).

             La dama peruana, estropeada por el llamado “mal de bubas,” desea recuperar la juventud que su profesión requiere, y se imagina que el azogue puede ser la solución para convertirla nuevamente en una fruta fresca, en una “piña.”  Es una fruta, sin embargo, que se halla cubierta de espinas, algo que en el poema de Valle alude a las marcas que la mujer tendría en la cara, pero aun de mayor importancia es el hecho de que se trata de una fruta americana– y bautizada así por Gonzalo Fernández de Oviedo–.[12]  Pero la palabra piña, según el Diccionario de autoridades, era también “una porción de plata pura;” es decir, la depurada por el azogue.  Hay, entonces, una burla de la “pureza” de la dama, pero en diálogo semántico con su sexualidad y la naturaleza americana.  Tal cruce se observa también en el siguiente verso, donde leemos que la mujer tiene “más estacas que todas las de las Indias.”   ¿A qué se refiere el poema con tener estacas?  Podría ser una alusión fálica, o una referencia jocosa a las espinas de la piña con la cual se quiere asociar, pero la palabra “estaca” también tenía una significación relacionada a la riqueza minera del Nuevo Mundo, y del Perú.  En el Diccionario de la Academia leemos que “estaca” indica la “pertenencia de una mina que se concede a los peticionarios mediante ciertos trámites.”[13]  Sobre el cuerpo de la dama se escriben y se inscriben, entonces, las riquezas y las enfermedades del nuevo continente.  De inmediato, el posible diálogo que establece el poema entre las bubas y las abundantes venas minerales del Perú se intensifica, cuando leemos que en el caso de esta “dama,”

Venganza es de las estafas,
si a sus amantes decía:
“El alma den,” cuyo azogue
devengó Huancavelica (81. 101-04).

 Estos versos del poema hacen referencia a la competencia que existía, en la época, entre las minas peruanas de Huancavelica y las españolas de Almadén.  La dama o prostituta le pide a sus clientes que “el alma den,” expresión que reverbera sobre la explotación económica, el desvarío moral, y, quizás, la muerte como resultado final del contagio venéreo.  El poema de Valle enlaza, entonces, un tópico literario, usado por–entre muchos otros–Quevedo, con una realidad muy americana.

            Atemos algunos cabos.  Tanto este último poema como en el anterior que se burlaba de la ropa y los latinajos de los médicos, han sido vistos por varios críticos como ejemplo bastante directo de la influencia de un autor sobre el otro.  Lo que observamos, sin embargo, si es que hay imitación directa, es que se trata de una imitación que al recontextualizar los temas en una realidad americana, expresan la contradictoria situación del sujeto novomundano en relación con el peninsular.  Se podría pensar, entonces, que estos ejemplos textuales conllevan ecos –conscientes o no–de esa “sombra” de Quevedo que–como nos dice Valle–andaba penando su producción literaria.  Me atrevo a conjeturar que sí.   Pero, ¿se trata acaso un deseo de sobrepujar, o criticar la escritura de Quevedo?  ¿Habría algo en la producción tan copiosa de su precursor que le podría haber disgustado a Valle?  No lo creo.

Jugando - Pedro Lasarte

Un oteo a la crítica en torno a la obra de Quevedo–y una mirada sumaria a su obra–muestra que en realidad las preocupaciones del autor en torno a la Indias Occidentales, es decir, América, se concentran más que nada en una reflexión moral y crítica–estoico-cristiana–sobre la codicia, emblematizada por el conquistador que llega al Nuevo Mundo.  Las lecturas que pudo hacer Valle de Quevedo, entonces, no le darían razón para quejarse del autor español y su aproximación ideológica hacia el nuevo mundo.  Si bien el autor peninsular pudo tener una visión convencional de la época sobre la inferioridad del indígena (Riandière La Roche 15 y pássim), su escasa referencia al Nuevo Mundo no comparte las denigraciones que algunos peninsulares hacían del criollo. Sugiero aquí–y es algo que debe seguir elaborándose–es que la relación de Valle hacia Quevedo es, por un lado, de orden literario, pero por otro, al hablarse de una “sombra que anda en pena;” es decir, molestando, pareciera aludirse a posibles complejidades en torno a la relación o apreciación que el escritor del Nuevo Mundo tenía ante sus precursores, o contemporáneos peninsulares.

Para argumentar este último punto valdría la pena recordar ciertas quejas del contemporáneo peruano de Valle, Juan de Espinosa y Medrano, “el Lunarejo.”  Este se lamentaba de la situación marginal del letrado o escritor virreinal peruano con relación a al peninsular.  En su conocido despliegue de envidiable erudición, su Apologético en favor de Don Luis de Góngora, por ejemplo, en la dedicatoria al Conde Duque de Olivares, le recuerda que vive muy “distante del corazón de la monarquía,” y añade que, por lo tanto, él y sus compatriotas se hallan “poco alentados del calor preciso con que viven las letras, y se animan los ingenios” (126).  Simultáneamente, en su advertencia al lector, recuerda que los criollos como él viven “muy lejos . . . y, si no traen las alas del interés, perezosamente nos visitan las cosas de España;” y de inmediato se percibe una nota de sarcasmo: “¿Pero qué puede haber bueno en las Indias? ¿Qué puede haber que contente a los europeos que desta suerte dudan? Sátiros nos juzgan, tritones nos presumen, que brutos del alma: en vano se alientan a desmentirnos máscaras de humanidad” (127)   La queja de Espinosa y Medrano se dirige, en parte, a la poca importancia o reconocimiento que se le da al hombre de letras en el virreinato del Perú.  La posición criolla de Espinosa y Medrano no es anti-española. Su libro se abre con una alabanza a la corona y al Conde Duque de Olivares y, recordemos, se trata de una defensa de Góngora.  El Lunarejo, sin embargo, aquí, y también en su “Prefacio al lector” del volumen correspondiente a la Lógica, de su Philosophia Tomisthica, en palabras de Mabel Moraña, expresa una incipiente “voluntad de identificación de un estilo hispanoamericano de época, de claras connotaciones ideológicas” (Viaje al silencio 40).

            Ahora, no propongo que Valle y Caviedes exprese una inseguridad o queja similar a la del Lunarejo, pero sí creo que mirando bien su producción poética, tanto satírica como seria, se puede rescatar una toma de conciencia en torno a la conflictiva relación que el ejercicio de su escritura pudo tener para con la creación literaria peninsular; relación que se posa sobre la memoria o alma de Francisco de Quevedo.   Finalmente, hay que sugerir que esta escritura doble, que imita pero que imita con cierta preocupación  nos lleva a  nosotros a recapacitar, en un sentido más general, sobre las relaciones culturales de dependencia entre la periferia virreinal y la metrópolis peninsular que se daban en el momento y que se intensificaron con el pasar del tiempo.

Obras Citadas

 Arellano, Ignacio. Jacinto Alonso Maluenda y su poesía jocosa. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1987.

Poesía satírico burlesca de Quevedo.  Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1894.

Bloom,  Harold.  The Anxiety of Influence: a Theory of Poetry.  2nd. ed.  New York:       Oxford University Press, 1997.

Calvo Villanueva, Paloma. “El universo satíricio de Juan del Valle y Caviedes.  Diss. U. of Illinois, 1993.

Carilla, Emilio, Quevedo (entre dos centenarios). Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán.

Espinosa Medrano, Juan de.  Apologético en favor de don Luis de Góngora.  Ed. Luis Jaime Cisneros.  Lima: Universidad de San Martin de Porres, 2005

García Cáceres, Uriel.  Juan del Valle y Caviedes: Cronista de la medicina.  Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia, 1999.

Fernández de Oviedo y Valdés, Gonzalo.  Historia general y natural de las Indias.  Vol. 2.  Asunción: Editorial Guaranía, 1944.

López de Villalobos, Francisco. “El sumario de la medicina con un tratado de las pestíferas buuas.” Algunas obras del doctor Francisco López de Villalobos.  Madrid: La Sociedad de Bibliófolos Españoles, 1886. 297-480.

Mazzotti, José Antonio. “Creole Agencies and the (post) colonial debate in Spanish America.” Coloniality at Large.  Latin America and the Postcolonial Debate. Critical and Theoretical Approaches.  Vol 1.   Ed. Mabel Moraña, Enrique Dussel y Carlos Jáuregui.  En prensa.

—.  “La heterogeneidad colonial peruana y la construcción del  discurso criollo en el       siglo XVII.”  Asedios a la heterogeneidad cultural.  Libro de homenaje a Antonio       Cornejo Polar.  Coord. José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos Aguilar.        clPhiladelphia: Asociación Internacional de Peruanistas, 1996.  173-96.

Resentimiento criollo y nación étnica: el papel de la épica novohispana.” Agencias Criollas.  La ambigüedad “colonial” en las letras hispanoamericanas.  Ed. José Antonio Mazzotti.  Pittsburgh: Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, 2000. 143-60.

Lasarte, Pedro.  Lima Satirizada (1598-1698): Mateo Rosas de Oquendo y Juan del Valle y Caviedes.  Lima: Univerisdad Católica del Perú, 2006.

Moraña, Mabel.  Viaje al silencio: exploraciones del discurso barroco.  México: UNAM, 1998.

Picón Salas, Mariano.  De la conquista a la independencia.  México: FCE, 1969.

Quevedo, Francisco de.  Sueños y discursos.  Ed. Felipe C. R. Maldonado.  Madrid: Reedy, Daniel.  “Signs and Symbols of Doctors in the “Diente del Parnaso” Hispania 47 (1964): 705-10.

Riandiere La Roche, “Quevedo et les indiens du Nouveau Monde.  Entre littérature et histoire,” Eds. Alain Breton, Jean-Pierre Berthe, Sylvie Lecoin  Vingt études sur le Mexice et le Guatemala: réunies à la mémoire de Nicole Percheron.  Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, 1991, pp. 30-31.

Valle y Caviedes, Juan del. Obra completa.  Ed. María Leticia Cáceres, A.C.I., Luis       Jaime Cisneros y Guillermo Lohmann Villena.  Lima: Banco de Crédito del Perú,  1990.

Obra poética.  Ed. Luis García-Abrines Calvo.  2 vols. Jaén:  Diputación Provincial de Jaén, 1993 y 1994.


            [1] En la edición de García-Abrines el título dice que el poema fue escrito por el “ánima” de Quevedo. Debemos notar que bajo “penar,” en el Diccionario de la Real Academia, leemos: “Perú y Ven. Dicho de un fantasma o un alma en pena: Aparecerse o manifestarse.” Nuestra referencia a Harold Bloom podría sin duda dar lugar a muchas dudas.  Inicialmente Bloom pensaba en su concepto de “ansiedad” más bien como algo aplicable a la poesía posterior al neoclasicismo, y así posterior a la práctica de la imitatio. En sus ediciones más recientes, sin embargo, amplía su concepto para hablar de las relaciones conflictivas entre autores como Shakesperare y Christopher Marlowe, para postular una coexistencia de la imitación tradicional con su concepto de “ansiedad de la influencia.”  Véase en particular el prefacio a su segunda edición (1997).

            [2]La relación intertextual (o imitación directa, quizás) entre algunos poemas de Valle y sus (paratextos?) ha sido abordada en cierto detalle por Carilla, quien nos dice, por ejemplo, que, entre otras, el romance “A la bella Arnada (sic?) está calzado en gran parte sobre uno de Quevedo (Cura una moza de Antón Martín la tela que mantuvo) (224-25).  Paloma Calvo Villanueva lo explica mejor (con referencia a los poemas de la edición de Blecua): “Caviedes hereda de Quevedo . . .  situaciones concretas que dan lugar a un poema, como la prostituta prostrada en el hospital afectada de  una enfermedad venérea, que Quevedo desarrolla en sus romances 694 y 695 “Cura una moza en Antón Martín la tela que tuvo” y “Segunda parte de ‘Marica en el hospital,’ y primera en lo ingenioso,” y Caviedes reelabora el romance 81, “A una dama que por serlo paró en la Caridad.” (34)

            [3] Según Ignacio Arellano, de la obra de Quevedo, “el grupo de ‘sátiras personales’ de la edición de Blecua apenas alcanza un 3,5% del total burlesco” (Poesía 122).

            [4] Véase Lasarte 192-200

            [5] A menos que se indique algo diferente, las citas a la obra de Valle y Caviedes refieren al numero correspondiente en le edición de Cáceres et al.

            [6] Las categorías de la medicina eran físico o doctor en medicina, cirujano latino, cirujano romancista, flebotomista y boticario o farmacéutico (García Cáceres 52).

            [7] García Cáceres nos recuerda que “durante el virreinato de don Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, mejor conocido como el Conde de Chinchón, en la primera mitad del siglo XVII, décadas antes de la maduración de Caviedes, se estableció la obligación de los doctores en medicina de vestir con ciertos atuendos;” y añade que esto fue descrito por Valdizán en La Facultad de Medicina de Lima, 1811-1911 (143, n. 44).  Véase también Daniel Reedy.

            [8] Esto es algo que ha sido bien tratado por la crítica cultural.  Sugiero, entre otras aproximaciones, los trabajos de José Antonio Mazzotti.

            [9] Véase Lasarte 21-23

            [10] Véase Lasarte 137-145

            [11] En los siguientes versos el conceptismo satírico de Valle y Caviedes recoge la conocida metaforización enaltecedora de la belleza femenina en función de astros celestiales, pero es una descripción que dialoga con la actividad sexual.  Vemos que la mujer se queja de su “estrella,” expresión que tiene varias connotaciones.  Es, literalmente, un lamento ante su destino, sus “astros,” pero el lamento simultáneamente encierra otra significación que nos conduce a la enfermedad venérea.  Para el caso habría que recordar que los astros andaban muy estrechamente relacionados con la sífilis.   Francisco López de Villalobos explica  que

Astrólogos dicen que por conjunción
De Saturno y Marte, el tal daño ha sido;
Saturno es señor de la adusta pasión,
Y Marte de los miembros de la generación,
Por donde este mal en el comienzo ha venido (455).

            [12] A la piña le dedica todo un capítulo, y entre los elogios leemos que “es única . . .  en hermosura de vista, en sabor, en olor; porque todas estas partes en un subjeto o fructa no lo he visto así en otra fructa alguna (191).

            [13] En el diccionario de 1780 ya se veía que “estacarse” era “aplicarse, apropiarse, señalarse y tomar para sí algún . . . espacio de tierra en las vetas de las minas.”

___________________________
Pedro Lasarte
Universidad de Boston
Descargar articulo

La Vieja y el Periquillo: una aproximación a la Lima de Juan del Valle y Caviedes

Entre las abundantes páginas satíricas de Juan del Valle y Caviedes, poeta del virreinato peruano, se halla un jocoso y animado diálogo de preguntas y respuestas entre una “Vieja,” asociada con la “curiosidad,” y un joven “Perico” o “Periquillo,” portavoz del “desengaño.”  Este diálogo, en respuesta a ciertas opiniones sobre el Perú, desplaza su mirada satírica hacia la ciudad de Lima, enfocándose en algunos vicios morales de sus habitantes, entre ellos el libertinaje que acompañaría ciertas prácticas religiosas, la pretensión de linajes, y el comportamiento lascivo y vanidoso de las limeñas.  El poema parece enlazar así una larga y conocida práctica satírica con un referente específico, la Lima virreinal del siglo XVII.  Antes de ver con cierto detalle el contenido del poema, que es lo que más nos concierne, debemos, sin embargo, detenernos momentáneamente sobre una interesante y compleja problemática textual.

            Para nuestro estudio hemos consultado tres de las ediciones más recientes de la obra de Valle y Caviedes que incorporan, si no todos, varios de los manuscritos que se conocen de su poesía.  Estas tres ediciones son las del P. Rubén Vargas Ugarte (1947), la de Daniel Reedy (1984), y la más reciente, la preparada por Leticia Cáceres, Luis Jaime Cisneros y Guillermo Lohmann Villena (1990).[i]   Hay que notar que el diálogo que nos importa, en las ediciones de Reedy y Cáceres et al. aparece dividido en dos partes, mientras que en la del P. Rubén Vargas Ugarte aparece como si fuera un sólo texto.  En este último todo el poema (de 442 versos) lleva el título de “Coloquio entre la Vieja y Periquillo sobre una procesión celebrada en Lima.”[ii]  En las ediciones de Reedy y Cáceres et al., sin embargo, con una muy breve diferencia, los primeros 116 versos llevan el título de “Preguntas que hace la Vieja Curiosidad a su nieto el desengaño, niño Perico, hijo de la experiencia de las grandezas de una ciudad en los reinos yermos y andurriales,” y los segundos 329 versos, “Coloquio entre una vieja y Periquillo ante una procesión celebrada en esta ciudad.”[iii]   Es importante, entonces, preguntarse cómo habría aparecido el poema en una versión inicial.  La realidad manuscrita nos muestra, según lo que inferimos de las ediciones mencionadas, que efectivamente el diálogo le habría llegado a sus lectores en dos partes.  Vargas Ugarte no lo dice, pero es fácil imaginarnos que dada la semejanza de los dos textos (los mismos hablantes y el mismo referente), habría pensado que ambos eran uno sólo y que se habrían separado a lo largo de la transmisión manuscrita.  Es por esta razón que los uniría sin mayor reparo:  conjetura–creemos–no del todo errada.

Con Raquel - Pedro Lasarte

            A pesar de lo que nos muestre la tradición manuscrita, la enmienda editorial de Vargas Ugarte se ve hoy día apoyada por la existencia de otro coloquio satírico entre la “Vieja” y el “Periquillo,” coloquio recientemente editado, cuyo título es Descripción de las grandezas de Santiago de Chile.  Esta es una obra manuscrita, fechada en 1740, y atribuida a Ignacio de Mendieta.  Uno de sus editores, sin embargo–Luis Iñigo Madrigal–ha visto que 446 de sus 1394 versos satíricos a la ciudad de Santiago están tomados, con algunas variantes, de los diálogos de Valle y Caviedes que aquí estudiamos.  La apropiación es obvia.  Baste mostrar algunos casos en los cuales el referente “Lima” ha pasado a ser la capital chilena.  Por ejemplo, del verso A 24 de Valle y Caviedes, “la vanidad límense” pasa a ser la “vanidad chilena” (Iñigo Madrigal 165);  o “que el desengaño conozcan, / los limeños” (Valle y Caviedes A 52) se convierte en “que al desengaño conozcan / los chilenos” (Iñigo Madrigal 165).[iv]  Por otro lado, cree Iñigo Madrigal que en las últimas cuartetas de la “Descripción” la referencia a un “Dómine Camote” sería una alusión velada a Valle y Caviedes (158).  Los versos son los siguientes:  “Este bien formado Diálogo / que consta de la experiencia, / lo escribió con gran acuerdo / de Europa un insigne poeta / al ver el ultraje vano / de Santiago en competencia / que hizo un Dómine Camote / a la Corte (Lima) bella” (195, el subrayado es mío).  Luego, en base a su descubrimiento de la relación entre las dos obras, el editor conjetura–a nuestro parecer muy acertadamente–que bien podría haber existido una versión más antigua, y hoy perdida, del diálogo de Valle y Caviedes, y que allí podrían hallarse más versos ahora atribuidos al autor de la “Descripción” (157).  Añade, sin embargo, que “es indiscutible que el poema [la "Descripción"]  . . .  tiene una gran cantidad de versos originales:  desde luego, la Dedicatoria y la Censura que lo preceden lo son, así como las cinco cuartetas que lo cierran” (157).  También nos recuerda el hecho de que hay 948 versos que no figuran en la obra de Valle, aunque no deja de sugerir que quizás algunos de estos también podrían haber pertenecido a la sátira de Lima (Iñigo Madrigal 157).

            Este tipo de préstamo que lleva a cabo la “Descripción,” como bien se sabe, no era nada fuera de lo común.  Si es así, ¿por qué no pensar entonces que toda, o casi toda la obra perteneciese inicialmente a la pluma de Valle y Caviedes?  ¿Dónde y cómo se establece la separación?   Por otro lado, la referencia al “Dómine Camote,” ¿es verdaderamente una alusión a Valle y Caviedes?  ¿Hay una tercera mano en este diálogo?  ¿Qué es, y qué no es de Valle y Caviedes?   En fin, baste señalar que estas interrogaciones son sólo una muestra de la complicada e incierta trayectoria textual de la obra del poeta limeño del siglo XVII.  De todos modos, nuestro interés aquí es el de ver o estudiar el poema no sólo como producto de una preocupación individual, sino también como muestra de una posición satírica ante cierta realidad colonial–literaria y social–de la Lima del siglo XVII.[v]

            Pasemos, entonces, al texto.  Como hemos ya sugerido e indicado en nota–y siguiendo las intuiciones de Vargas Ugarte e Iñigo Madrigal–dadas la semejanza y continuidad de los dos segmentos, los trataremos como uno solo.  Estos dos, de todos modos, se hallan unidos orgánicamente por compartir una introducción y una conclusión.  El poema empieza con la voz de un narrador externo al diálogo que presenta a los dos personajes:   “La anciana Curiosidad, / frágil, femenil dolencia  / . . .  / pregunta al niño de Cuacos, / bobo de Coria en simpleza” (A 1-6).  Luego, después de 277 versos de animado diálogo de preguntas y respuestas, el texto anuncia su fin (“concluida está la arenga” B 277) y, en recuerdo de ciertas normas retóricas, pasar a recapitular algunos de los asuntos satirizados.  Se recuerda, por ejemplo, que todas las alabanzas de Lima que el diálogo ha desacreditado son “eructos sin sustancia / en los faustos que bostezan; / oropel sin fundamento / en el relumbrón que afectan; / todo paja, ningún grano,” etc., B 298-302).

Con Paco y Marta - Pedro Lasarte

             Hay que ver también que los personajes que dialogan son seres ironizados y rebajados por el narrador.  La vieja, con su “anciana curiosidad,” recuerda la “fragilidad” femenina iniciada por Eva; y su interlocutor, “el niño de Cuacos, bobo de Coria,” es testimonio de la ignorancia y la necedad.  En apego a la tradición serio-cómica de los diálogos satíricos estos personajes, dada su condición, serían capaces de relatar una verdad “no oficial” sobre la ciudad de Lima.[vi]   Con palabras sarcásticas, y con la cabeza “mareada,” la vieja requiere la verdad en torno a los pregones de la “fama parlera” (A 70-72):

           Niño Perico, pues vienes
de aquella Cairo suprema,
que son cortos arrabales
las cortes más opulentas;
con quien Roma es un cortijo;
Nápoles, una aldehuela;
Londres, un zaquizamí;
París, una choza yerma.
. . .
Contadme, niño, contadme,
sin que la pasión te mueva,
sus progresos, sus trofeos,
sus máquinas, sus grandezas (A 13-28)

Hay que ver que la vieja le recuerda al niño que él tiene conocimiento directo de Lima, que él viene de “allá.”  Esta curiosidad del de “acá” por lo que ocurre “allá” es ejemplar de la situación de la época y podría hacernos pensar en el deseo que se tenía en España–o en el “viejo”–por conocer más sobre la realidad del “nuevo” mundo–en este caso la capital del virreinato del Perú, la “Ciudad de los Reyes.”[vii]  El Periquillo, dadas su experiencia americana y sus limitaciones intelectuales, habría de ser un excelente reflector de la realidad para así satisfacer la curiosidad de su interlocutora.  El contará lo que ve y oye “de pe a pa”–es decir de memoria, sin reflexión ni engaño;  y esto aunque le “echen periquitos”– es decir, que lo insulten (A 10-11)–pena que sin duda habría de sufrir el mensajero de la verdad.  El discurso satírico prepara así el terreno para un diálogo que, dentro de la comicidad y la burla, intentará desenmascarar el supuesto falseamiento de la realidad virreinal.  De paso cabe recordar que, tratándose de un diálogo cuya referencia satírica es una ciudad, en este caso Lima, el poema se inserta en una larga tradición occidental de la inversión del laudes civitatum, tradición que tiene como uno de sus puntos de partida la condena de la decadencia de Roma por parte de Juvenal.  También, sin embargo, hay que ver que la vituperación de la ciudad tiene cierta trayectoria americana.  Un antecedente lógico para el diálogo de Valle y Caviedes sería la Sátira  . . .  a las cosas que pasan en el Pirú, año de 1598 de Mateo Rosas de Oquendo, y un sucesor igualmente lógico sería la Lima por dentro y fuera de Esteban de Terralla y Landa (1797).  Y otra obra que también debemos mencionar por ser más contemporánea a Valle y Caviedes, y con más puntos de contacto, es el diálogo de preguntas y respuestas, sobre Lima, de los personajes Asmodeo y Amonio en La endiablada (c. 1624) de Juan de Mogrovejo y de la Cerda.[viii]  Las comparaciones, sin embargo, quedan fuera de los propósitos de este trabajo, cuyo enfoque es la sátira de Valle y Caviedes–escrita probablemente hacia fines del siglo XVII.  Veamos, entonces, un breve resumen del contenido del poema, resumen que el lector que lo desee podrá enriquecer con su propia lectura.

            El núcleo o narración satírica del poema, que en las ediciones de Reedy y Cáceres et al. corresponden al segundo diálogo, se puede dividir en varios segmentos.  Primero, entre los versos B 1- 90 hay una sátira de las aparatosas fiestas y paseos religiosos que incluye, entre otras cosas, la consabida referencia a las tapadas limeñas (“son víboras insolentes / que a la herejía asemejan / cuando, cubiertas del velo, / pierden el de la vergüenza” B 5-8).[ix]  También se escucha una denuncia de la vana ostentación de los entierros y exequias limeños (“hay sermones dondequiera, / . . . / predican dos mil arengas, / siendo abuso tan común, / que si Dios no lo remedia, / tendrán ya panegiristas, / pulperos y verduleras” (B 60-66).    Y luego, a partir del verso B 115, se pasa a la conocida censura del abuso del “don” y de la pretensión de falsos linajes en la capital del virreinato peruano:

           caballeros sólo in voce
. . .
y como firmen el Don,
aunque de donado sea,
les basta sólo el firmarlo
para su información plena;
que en esta Babel con sólo
el contacto de la huella,
se constituyen los sastres
en potentados de Grecia;
los galafates, en condes;
duquesas, las taberneras;
en príncipes los arrieros,
y las gorronas, princesas (B 119-42).

Finalmente, el diálogo satírico, con una evocación de la teatralidad predilecta del Barroco, hace desfilar, en una suerte de entremés burlesco, a una serie de figuras grotescas que representan la falsedad y la gesticulación de los limeños:

           forman varias apariencias,
ya de fantasmas galanes,
Don Guindos de la comedia;
. . .
ya de súcubos maricas
o hermafroditas diablesas,
con más afeites y aliños
que una doña Melisendra;
. . .
metidos entre cortinas
como en jaula cotorrera;
por un lado marimachos,
por otro lado machihembras (B 178-192).

            Curiosamente–y en recuerdo de la tradición del laus et vituperatio–a lo largo de la denuncia de los habitantes de Lima hay también, intercalada, una defensa o alabanza de una “verdadera” nobleza, tanto entre hombres como mujeres.  Así, por ejemplo, en los versos B 107-14 los interlocutores se ponen de acuerdo para no “profanar las excelencias” de “gloriosos héroes / que ilustran su alta nobleza” (B 107-10); o, en otro lugar, el Periquillo defiende a las “ilustres matronas,” reclamando que su “prudente recato, / virtud, cordura y modestia / a la veneración toca / y no a la censura grosera” (B  223-26).      Ahora, visto este breve resumen, hay que preguntarse dónde se sitúa el discurso satírico; es decir, desde qué perspectiva se enjuicia, o se alaba, a ciertos sectores de la ciudad de Lima.  ¿Quiénes son los blancos de vituperación y elogio que se hallan detrás del lugar común y la referencia tópica?  ¿De quién se queja y a quién ataca?  La repuesta no es ni tan inmediata ni tan clara–y quizás por eso pueda resultar en ciertas reflexiones interesantes.  Veamos.

            Una primera aproximación a estas preguntas ha de hacerse, creo, en el terreno de lo que se ha llamado la pugna entre “criollos” y “españoles.”  La queja en torno a una “verdadera nobleza” que se ve opacada por el arribo de una nueva clase oportunista ha de mirarse en función del concepto que tenía el criollo americano de ser verdadero y legítimo descendiente de los conquistadores.  Esto en pugna con los “otros,” a quienes percibía como “nuevos.”  Según Juan Friede y Bernard Lavallé estos ‘chapetones’–los recién llegados–con frecuencia se hallaban “vinculados a la administración, pero bien decididos, siempre, a concretar sus ambiciones, aunque fuese en detrimento de los ‘antiguos’” (Lavallé, “Del ‘espíritu colonial’” 42).

Afternoon - Pedro Lasarte

            El elogio de la “verdadera” nobleza española que residía en el virreinato formaría parte, entonces, de una ‘reivindicación’ criolla, reivindicación de la cual hallamos muchos casos coetáneos a Valle y Caviedes.  Un ejemplo, entre otros, que recuerda la alabanza del poeta, es el del criollo Fray Buenaventura de Salinas y Córdova (1630):  “Los caualleros, y nobles (que son muchos, y de las mas ilustres, y antiguas casas de España) todos son discretos, gallardos, animosos, valientes, y ginetes.  Las mugeres generalmente cortesanas, agudas, hermosas, limpias, y curiosas; y las nobles son con todo estremo piadosas, y muy caritatiuas.  El lenguaje, que comunmente hablan todos, es de lo mas cortado, propio, culto, y elegante, que puede imaginarse” (246).  Tanto Valle y Caviedes como Buenaventura de Salinas, tras la alabanza de una “verdadera nobleza,” coinciden en la denuncia de los “falsos caballeros.”  Como ya hemos visto, la lengua del satírico se afila al hablar de los “caballeros sólo in voce” de Lima, todos los cuales, según el Periquillo, “en esta Babel con sólo / el contacto de la huella, / se constituyen los sastres / en potentados de Grecia; / los galafates, en condes; / duquesas, las taberneras; / en príncipes los arrieros, / y las gorronas, princesas” B 135-42).  En Salinas la sátira es menos directa, pero no deja de serla.  Luego del elogio de la nobleza peruana que acabamos de leer, enaltece a la tierra del Perú, y de paso se mofa de los advenedizos.  La tierra del Perú–según sus ideas–es muy benévola con todos sus nuevos residentes porque “en llegando a Panama, el rio de Chagre, y el mar del Sur los bautiza, y pone vn Don a cada vno:  y en llegando a esta Ciudad de Reyes, todos se visten de seda, decienden de don Pelayo, y de los Godos, y Archigodos, van a Palacio, pretenden rentas, y oficios, y en las Iglesias se afirman en dos colunas, abiertas como el Coloso de Rodas, y mandan dezir Missas por el alma del buen Cid” (246).  Y concluye Salinas con una seria alabanza de la capital:  “en fin todos se hallan en esta Lima  . . .  con satisfacion, y gusto, teniendola en lugar de patria; porque con entrañas de madre piadosissima recibe tantos peregrinos, los sustenta, y enriqueze a todos, dandoles salud, gusto alegría, honra y prouecho” (246).  Vemos así, pues, que los dos autores–Valle y Caviedes y Salinas–comparten cierta posición en torno a los encuentros entre criollos y españoles:  alaban a una “verdadera” nobleza y denigran el oportunismo de los recién llegados.  ¿Hemos, entonces, de asociar al poeta con lo que Lavallé ha llamado el “criollismo militante” de Buenaventura de Salinas? (Las promesas, 134)  Sí y no.  Hay, creo, entre los dos, una interesante e importante diferencia.  La expresión criolla de Buenaventura de Salinas, su defensa del “antiguo” en contraposición al “advenedizo,” se halla argumentada, en parte, por un continuado e hiperbólico encomio de la ciudad de Lima.  Valle y Caviedes, sin embargo, parece atacar a la ciudad.  Exploremos, entonces, un poco más esto.

            Bernard Lavallé en varios estudios ha documentado el proceso de exaltación con el cual fue favorecida la ciudad de Lima, proceso que, según él, a lo largo de la historia peruana, y a expensas del resto del país, desembocaría en cierto “narcisismo limeño.”  La exaltación de la ciudad, nos explica Lavallé, se dio en un principio como expresión de orgullo ante la habilidad de los primeros conquistadores españoles para crear de la “nada” un importante centro urbano y cultural.   Nos recuerda Lavallé, por ejemplo, que Agustín de Zárate y Cieza de León, hacia mediados del siglo XVI, se habrían mostrado muy orgullos de “la más bella realización española del país” (Lavallé, Las promesas 131).  El segundo de estos dos, por ejemplo, afirmaría–exageradamente–que en Lima “hay muy buenas casas y algunas muy galanas con sus torres y terrados y la plaza es grande y las calles anchas y por todas las más de las casas pasan acequias que es no poco contento, del agua dellas se sirven y riegan sus huertas y jardines que son muchos, frescos y deleitosos” (Lavallé, Las promesas 131).  Alabanza muy resuelta que sin embargo debería cotejarse con otros juicios diferentes de la época–quizás más realistas–como los de Fray Diego de Ocaña, para quien hacia 1600, con la excepción de ciertas fiestas religiosas y un buen”mujerío,” la ciudad era más como “una aldea” chismosa que una “corte” (95).

            A principios del siglo XVII, luego de la inicial exaltación de Lima como obra creada de la “nada,” surge lo que Lavallé denomina el “fenómeno criollo” (Las promesas 132), y con él también una defensa del virreinato, y de Lima, pero ahora como respuesta ante una creciente denigración española.  Desde un principio el medio americano se había considerado como inferior al de España y, de acuerdo a las creencias de la época, se pensaba que éste habría tenido un inevitable influjo negativo sobre sus habitantes;  hasta tal punto que “en repetidas ocasiones –todavía a finales del siglo XVII–eminentes ‘especialistas’ españoles se preguntaban sin rodeos si, con el tiempo, bajo los efectos de la naturaleza americana conjugada con condiciones de vida particulares y con influencias astrales específicas, los criollos no vendrían a ser un día semejantes, en todo, a los indios” (Lavallé, Las promesas110).  Ante la amenaza de denigración española, el discurso criollo, con su alabanza del Perú, se convierte entonces en arma de combate.  Fray Buenaventura de Salinas–de quien ya hemos leído una exaltación–dice que Lima ha llegado “a leuantar cabeça entre las mas ilustres ciudades deste nueuo Mundo, y de España, no solo por su fundacion, sino mucho mas por su autoridad, y nobleza” (106); y hace suyas, en traducción, las palabras de un pasajero por Lima, el “ilustrisimo Fr. don Francisco Gonçaga Arçobispo de Mantua:

es tal el temple desta ciudad, tal la serenidad del ayre, la tranquilidad, y amenidad, que apenas tiene igual en todo el mundo …  ni con el demasiado calor del Sol se abrassa en el Verano, ni con los elados frios se entorpece, ni tiembla en el Inuierno; porque las bañan muy agradables, templados, y saludables ayres.  No esta expuesta a las largas, y abundantes aguas pluuiales, que la embaracen.  No la espantan los truenos, ni la hienden los rayos; porque siempre goza de vn cielo tranquilo, y sereno:  donde tambien hallamos aquella calidad de Egypto, que ponderó la escritura (Salinas 106-07).[x]

            La alabanza del ambiente natural de Lima y su alrededores–como el que acabamos de leer–sería, según la interpretación de Lavallé, un lógico paso hacia la alabanza de sus moradores; esto bajo las mismas creencias que habían servido inicialmente para denigrar al americano.  Buenaventura y Salinas parece argüir, entonces, que los habitantes de un lugar perfecto tendrían que ser, a su vez, perfectos (Lavallé, Las promesas 134):  “el natural de la gente comunmente es apacible, y suave: y los que nacen acá son con todo estremo agudos, viuos, sutiles, y profundos en todo genero de ciencias. . .  Y lo que mas admira es, ver quan temprano amanace [sic] a los niños el uso de la razon; y que todos en general salgan de animos tan leuantados, que como sea nacido acá, no ay alguno que se incline a aprender las artes, y los oficios Mecanicos, que sus padres les traxeron de España; y assi no se hallará Criollo çapatero, baurero, herrero, ni pulpero etc. porque este cielo, y clima del Pirú los levanta, y enoblece en animos, y pensamientos” (Salinas 246).  Ahora bien, lo que importa para nuestra comparación es recordar, entonces, que la alabanza de los habitantes del virreinato en Salinas–como en muchos otros criollos similares–se desprende del elogio la ciudad de Lima.[xi]

            La efervescente exaltación por parte de algunos criollos desembocaría así en una suerte de “mitificación” de la ciudad.  Y es sobre esto, creo, sobre la exagerada e hiperbólica representación de Lima, donde pone su ojo satírico Valle y Caviedes.  Este, como hemos visto, comparte las denuncias de los advenedizos y se afilia con las voces de los “antiguos pobladores” o “hijos de la tierra,” pero simultáneamente reconoce, y repudia, la exageración, la  propaganda.  Como buen satírico barroco constantemente busca el desengaño.  Regresemos, entonces, a su “Vieja Curiosidad.”

            A lo largo del diálogo que aquí estudiamos hay numerosas referencias a la procedencia de la exaltación de Lima y sus habitantes.  El elogio, nos dice la vieja, sería producto de algunos “paporretas” que le faltan el respeto con “apócrifas quimeras / de asombros, monstruosidades, / maravillas, conveniencias / . . .  / de regalos y riquezas” (A 78-84).  Y de inmediato quiere poner en tela de juicio lo que comúnmente se oye (o se lee) sobre el placentero y beneficioso clima de la ciudad de los Reyes:  “¿Qué me cuentas del celaje / que, según lo que exageran / sus patricios, el Empíreo / aún no llega a su belleza? (A 97-100).  El Periquillo corrobora las sospechas de la vieja (“del dicho al hecho hubo siempre / muy notable diferencia” A 101-02), y como “bobo” bien sabe de donde vienen tales exageraciones:  ” en cualquier tierra de Babia / suelen mentir sus babiecas” (A 103-04).  Tras la máscara de necio del Periquillo se esconde, entonces, un reconocimiento de la falsificación.  Este parece ser un buen lector de los textos encomiásticos de Lima que circularían “por allí.”  Le advierte a la vieja, con un recuerdo burlesco de la sátira de la descripción poética,  que estos discursos,  “por dar / a sus errores más fuerza, / dirán que el cielo es pintado / sobre cristalino néctar; / que es de tela de cebolla, / bordada de lentejuela” (A 105-10).  Y, autorizado por su conocimiento directo de la verdad, rectifica:  el cielo de Lima, dice, se halla ” las más veces, / cubierto de opaca niebla (A 113-14) y puede “competir al limbo / o apostar con la Noruega” (A 115-16).[xii]

            A pesar de lo que pareciera a primera vista, no es nuestra intención en este estudio poner a Fray Buenaventura de Salinas como referente paródico de Valle y Caviedes.  Salinas, de todos modos–como hemos visto en una nota a pie de página–es sólo una de muchas voces de lo que Lavallé ha denominado la “militancia criolla.”  Pensamos, además, que la obra de Valle y Caviedes en su totalidad muestra una simpatía por las quejas y preocupaciones del criollo.[xiii]  Lo que sí es importante es reconocer que en este diálogo la crítica se dirige más que nada a la exageración de la grandeza de Lima, y en especial a la circulada por medio de la letra escrita.  Aquí, y de paso, entonces, para comprender mejor el texto de Valle y Caviedes, no estaría demás recordar que el influjo, o poder suasorio, de la letra impresa en esa época distaba mucho de lo que suele ser en nuestros días.  Al final del diálogo, después de haber escuchado por parte del Perico una confirmación de sus sospechas, vemos que la vieja, con indignación, renuncia al texto escrito como ilusorio y peligroso:

           Digo que de hoy adelante,
doy por falsas, por siniestras,
por nulas, por atentadas,
por patrañas, por novelas,
a todas y cualesquiera
relaciones o gacetas,
informes o descripciones
a mano escritas o impresas,
maldiciendo a los perjuros
informantes, con aquéllas
que las viejas acostumbran,
y hasta con las de anatema;
y a los tales ateístas,
por incursos en la pena
de falsarios, de embusteros
o de perjuros babiecas. (B 314-29)

            Además de los textos históricos ya vistos, un sumario recorrido por las bibliografías de la época nos muestra que efectivamente el panegírico sí formaba una importante parcela de las publicaciones limeñas.  La Imprenta en Lima y la Biblioteca Hispano-Americana de José Toribio Medina, entre otros manuales bibliográficos, evidencian que la publicación exaltadora de Lima, de sus celebraciones y de sus habitantes–dado el número total de impresos–no era poco común.  Baste aquí sólo una muestra:  hay alabanzas físicas de la ciudad (“Descripcion panegirica / de la fvente qve / en la plaza mayor de Lima, / emporio del Perv . . . Lima, 1651″), exequias y pompas fúnebres que recuerdan algunos de los versos de Valle ya citados(“Oracion / fvnebre / en las exeqvias de la / Señora Doña Ines de Aguirre, / y Cortes. . .  Lima, 1690″) y relaciones encomiásticas de limeños (“Relacion de la calidad, estvdios, y letras / del Doctor Don Fernando de Cartagena Brauo de Peredes, Abogado  . . .   Lima, 1677″ (Medina, La imprenta en Lima 2: 12, 185 y 121)[xiv]  Esto para impresiones.  Habría que reflexionar sobre los encomios manuscritos a los cuales alude el diálogo de Valle y Caviedes.  Posiblemente muchos de ellos–como algunos otros impresos–serían certámenes o cancioneros poéticos.

            En conclusión, parece ser que de las preguntas y respuestas de la Vieja Curiosidad y el Periquillo se destila una interesante matización a la conocida pugna entre “criollos” y  “españoles.”  Como se ha venido reconociendo en los últimos años, la posible identidad del colono no era algo rígido e inmutable.  Este ha definirse como función de las diversas posiciones, a ratos contradictorias, que asumía en su relación con las prácticas socio-económicas y políticas que lo rodeaban.  En el caso de Valle y Caviedes presenciamos a un sujeto colonial cuya denuncia del advenedizo lo sitúa en el campo del criollo, pero no del “militante.”  Su sátira se alía con las críticas hechas a una nueva clase advenediza,  pero a la vez se enfrenta con la falsificación de la realidad por parte de cierto sector criollo.  Su obra matiza así, entonces, lo que en algunos lugares se ha pensado ser una clase homogénea.

                No es fácil, creo, deslindar de la obra del poeta cuáles fueron exactamente sus aliados y cuáles sus antagonistas, o qué comportamientos apreciaba y cuáles le disgustaban, y cuándo.   Lo que sí parece quedar claro es que su obra, como satírica, se preocupa por desmantelar el engaño y la falsificación.  Valle y Caviedes, para recordar el feliz concepto de Angel Rama, habitaba una “ciudad letrada” en la cual una significativa parte del poder se ejercía a través de la letra escrita, forma de control del cual el poeta habría estado muy consciente.[xv]  De allí que su “Vieja Curiosidad” se indignase al contemplar una Lima falsificada por la letra, sea ésta impresa o manuscrita.  La queja parece ser no tanto de la ciudad como de la invención de una Lima ideal utilizada como arma de enfrentamiento entre criollos y “españoles”  Nos gustaría imaginarnos, entonces, que Juan del Valle y Caviedes no sólo era–como se ha dicho muchas veces–un agudo observador de la realidad peruana, sino también un buen lector.


                [i]Hay otra edición, de Luis García Abrines Calvo (Jaén:  Diputación Provincial de Jaén, 1993 y 1994, vols I y II de Obra poética).  Los criterios editoriales de esta edición, sin embargo, no parecen ser consistentes con la práctica establecida.  Nos dice el editor, por ejemplo, que ha llevado a cabo enmiendas cotejando manuscritos, y que le “ha servido de modelo el manuscrito Diente del Parnaso propiedad de la Universidad de Yale, por ser el mejor (o menos malo, hablando con propiedad) y por dicha el más antiguo” (I, 11).  No se elabora, sin embargo, ningún aparato crítico que justifique esa aseveración.

            [ii]Págs. 83-93.  El texto es esencialmente el mismo que reproducen las otras dos ediciones, aunque le faltan tres versos, y a ratos hay diferencias en la identificación del hablante.  Algunos de sus versos difieren también en su orden de disposición.  Todo esto parece ser un mero desliz del editor.

            [iii]Los textos se hallan en las páginas 280-83 y 205-13 de Reedy y las 491-94 y 494-503 de Cáceres et al.  El primero de estos editores transcribe el título del segundo diálogo como “Coloquio . . . a una procesión,” título que Cáceres et al. enmiendan a “Coloquio . . . ante una procesión.”  Ambas ediciones señalan que el primer texto se encuentra en los manuscritos de las Universidades de Kentucky y Yale y también en la Biblioteca Nacional de Lima, y que el segundo se halla en estos mismos tres manuscritos mas los de la Biblioteca Nacional de Madrid y la Universidad de Duke.  Para la referencia exacta de los códices, véase Cáceres et al., págs. 227-43.

            [iv]Para todas nuestras citas de la obra de Valle y Caviedes usamos la edición de Caceres, Cisneros y Lohmann Villena.  Dadas su semejanza y continuidad tratamos a los diálogos como un sólo texto.  Las referencias a los versos del primer diálogo irán acompañadas de la letra A, y las correspondientes al segundo, por la letra B.

            [v]Luis García Abrines-Calvo omite, entre otros poemas, el diálogo de la Vieja y el Periquillo ya que, según él, “el estilo . . .  no es el de Valle y Caviedes” (2: 19).  No parece haber en su edición, sin embargo, ninguna evidencia crítica o textual.

            [vi]El diálogo satírico tiene una larga e importante trayectoria en las literaturas occidentales:  desde la sátira de Menipo (siglo III A.C.), pasando por Luciano, hasta las conocidas imitaciones del siglo de Oro, como el Crotalón de Cristóbal de Villalón.  La figura de Perico, Periquito o Periquillo, es parte de toda una tradición folclórica (v.g. el conocido “Perico de los palotes”); y lo es también la verdad en boca de niños o tontos.  De esto último hay muchos ejemplos en el refranero popular.  Uno de ellos:  “El niño y el orate dicen la veritate” (Cejador y Frauca 3: 94).

            [vii]Nuestra conjetura sobre el interés y curiosidad que habría tenido España, o Europa, por el continente Americano se ve apoyada por los estudios de Bernardo Lavallé (Las promesas 106).  Esto último, sin embargo, se halla ahora algo matizado al descubrirse que había poco material americanista en las bibliotecas peruanas y españolas.  Al respecto véase el importante–y reciente–libro de Teodoro Hampe Martínez, págs.13-14 y 77-78.

            [viii]Véase la edición–y estudio–de Raquel Chang-Rodríguez (139-67).  Ahora hay también que ver el reciente trabajo de Mabel Moraña que versa sobre la identidad criolla en Mogrovejo y que contiene un repaso de la bibliografía más reciente.  Cabe notar que los personajes de La Endiablada, como los de Valle y Caviedes, también son de “acá” y de “allá,” pero inversamente.  El que hace las preguntas, Asmodeo, es el “chapetón” recién llegado, y el que las contesta, Amonio, es un “baquiano.”  El diálogo en el cual a un viajero se le hace preguntas sobre el lugar donde ha estado es parte de una tradición literaria.  Dos ejemplos españoles, entre otros, serían el Diálogo de las cosas ocurridas en Roma de Alfonso de Valdés y el Viaje de Turquía.En general, para la tradición del diálogo renacentista español, véase Jesús Gómez.  Por otro lado, un ejemplo americano más de la vituperación de la ciudad es el temprano entremés del dominicano Cristóbal de Llerena.  Al respecto véase Julie Greer Johnson, págs. 25-32.

            [ix]Según Raquel Chang-Rodríguez las leyes más estrictas contra la práctica de las “tapadas” fueron promulgadas por Diego Fernández de Córdoba en 1624.  Leyes éstas que aparentemente no tuvieron mayor éxito ya que la moda persistió hasta bien entrado el siglo XIX  (Chang-Rodríguez 144-45).

            [x]Véase también Lavallé, Las promesas, 112-13.

            [xi]Otro elogiador de la capital del virreinato sería el hermano de Fray Buenaventura, F. Diego de Córdoba Salinas, cuya exaltación de Lima en su Teatro de la santa Iglesia metropolitana de los reyes (terminada en 1650), nos recuerda las quejas del diálogo de Valle y Caviedes.  Allí la vieja decía, sarcásticamente, que a Lima la suponían superior a Cairo, Roma, Nápoles, Londres y París (A 13-20).  Curiosamente, Diego de Córdoba dice algo muy semejante, pero sin queja, y con seriedad:  “No tiene Lima que envidiar las glorias de las ciudades antiguas, porque en ella se reconoce la Roma Santa en los templos y divino culto; la Génova soberbia en el garbo y brío de los hombres y mujeres que en ella nacen; Florencia hermosa por la apacibilidad de su Temple; Milán populosa por el concurso de tantas gentes como acuden a ella; Lisboa por su conventos de monjas, música y olores; Venecia rica por las riquezas que produce para España y liberal reparte a todo el mundo; Bolonia pingüe por la abundancia del sustento; Salamanca por su florida universidad, religiones y colegios” (Lavallé, Las promesas 137-38).  El mismo Diego de Córdoba Salinas también alaba a Lima en su Crónica Franciscana.  Se deleita allí en mencionar sus “porcelanas de China, especias de Indias, cristalería tallada en Venecia, alfombras de Turquía . . . las calles anchas y rectas, las aguas cristalinas que brotan de numerosas y bellas fuente de piedra o alabastro . . . jardines cubiertos de flores todo el año,” etc. (Lavallé Las promesas 137).  Otro ejemplo similar también sería Tesoros verdaderos de las Indias en la gran provincia de San Juan Bautista de F. Juan Meléndez (1681), donde leemos que en Lima “las calles son . . .  un tercio más anchas que el famoso corso de  Roma, los palacios . . .  son cuatro veces mas vastos e imponentes que los más importantes de Génova” (Lavallé, Las promesas 139).  Si quisiésemos seguir con más ejemplos podríamos pasar al estudio de José Antonio Mazzotti, quien recoge un número de alabanzas del Perú y Lima.  Entre ellas, por ejemplo, la de la Crónica moralizada de F. Antonio de la Calancha (1638):  “si el Peru es la tierra en que mas igualdad tienen los dias, mas tenplança los tienpos, mas benignidad los ayres i las aguas, el suelo fertil, i el cielo amigable; luego criarà las cosas mas hermosas, i las gentes mas benignas i afables, que Asia i Europa (f. 68)” (Mazzotti 180).  Hay también referencias a Lima como “‘Flor del Perú,’ la ‘Reyna del Nuevo Mundo’ y la ‘Cabeza destos reynos’” en “Barco Centenera en 1602 (f. 212v), Carvajal y Robles en 1632 (f. 1) y Calancha en 1638 (f. 56), respectivamente” (Mazzotti 188-89).  Luego, después de algunas citas del Poema Heroyco Hispano-Latino panegyrico de la Fundación y Grandezas de la muy Noble y Leal Ciudad de Lima (Lima, 1687) del jesuita limeño Rodrigo de Valdés, Mazzotti recoge aun más referencias elogiosas a la capital peruana; entre ellas “‘Reyna entre todas las [ciudades] del Mundo’ (Montalvo: f. 18), ‘Roma del Nuevo Mundo’ (Meléndez: f. 150) y hasta ‘abreuiado cielo’ (Echave y Assu:  f. s. n)” (Mazzotti 186-89).  Los textos estudiados por Mazzotti, además de la Crónica de la Calancha y el poema de Valdés, según su bibliografía, son: Martín Barco Centenera, Argentina y Conquista del Río de la Plata. . .  (Lisboa, 1602); Rodrigo de Carvajal y Robles, Fiestas que celebró la Ciudad de los Reyes del Piru al nacimiento del sernissimo Principe don Baltasar Carlos de Austria . . . (Lima, 1632); Francisco Antonio de Montalvo, El sol del nuevo mundo . . .(Roma, 1638); Juan Melendez, Tesoros verdaderos de las Yndias en la Historia de la Gran Prouincia de Suan Iuan Bautista de el Peru . . . (Roma, 1681); Francisco Echave y Assu, La estrella de Lima convertida en sol . . . (Amberes, 1688).

            [xii]Hay que reproducir aquí algunas otras palabras del ya mencionado viajero por Lima, Fray Diego de Ocaña:  “El invierno en esta ciudad es un tiempo muy triste, no frío sino templado; pero tiempo que causa mucha melancolía porque acontece no ver el sol en todo el mes y en toda la semana, y está de continuo el cielo como con un toldo de niebla que entristece mucho y causa enfermedades” (94).

            [xiii]Valle y Caviedes nació en Jaén, España, en 1645, pero pasó a América de temprana edad (Valle y Caviedes, eds. Cáceres et al.  22-23).  Dada su permanencia en Lima creemos que habría vivido y compartido los sentimientos del criollo peruano. Para el caso habría que recordar algunas palabras de Jacques Lafaye, para quien “lo que definía al criollo, más que el lugar de su nacimiento, era el conocimiento del país y sobre todo la adhesión a un ética colonial de la sociedad” (Lavallé, “Del espíritu colonial” 41).

            [xiv]Curiosamente, un repaso a la Biblioteca Hispano-Americana, que recoge las publicaciones españolas tocantes a América, muestra que entre los años 1677 y 1700 la publicación de relaciones de servicios en América se multiplica en forma notoria (véase Medina, Biblioteca Hispano-Americana, 3: 242-445).  Aunque una aproximación detenida, y certera, a estos escritos de la época está fuera del alcance y posibilidades de este estudio, no está demás considerar que tal aproximación recaería, creo, sobre un complejo e importante campo de investigación que todavía está por explorarse más a fondo, el de la difusión de textos y la lectura en los siglos coloniales del Perú.  Al respecto, además de la obra de Irving Leonard, la excepción es ahora el mencionado libro de Teodoro Hampe Martínez.

            [xv]Como bien nos recuerda Rolena Adorno, “through the use of the image of the city, in its original form as idea and ideal, Rama examines the relationship of power and knowledge in the segment of society that was literate in order to illustrate the instrumentalization of power through the hegemonic minorities who monopolized the written and printed word. . . .  Rama’s work allows us to postulate the relationship between literary production, publication histories, and the attainment and maintenance of power in colonial society” (“Colonial Spanish American Studies,” 171).  Y también, en otro lugar:  “el concepto de la ciudad letrada se refiere a un conjunto de prácticas y de mentalidades que no formaban un sólo discurso ideológico, sino que eran polivocales.  El acceso a la imprenta fue precisamente el fenómeno que hizo imposible la creación del discurso univocal; la reacción de ciertos letrados al nuevo invento atestigua que el entusiasmo por la diseminación de información e ideas estaba atenuado por la preocupación por el control de ellas” (‘La ciudad letrada,’ 4).  El título del libro de Angel Rama es La ciudad letrada.

Obras Citadas

Adorno, Rolena. “La ciudad letrada y los discursos coloniales.”  Hispamérica, 48 (1987), 3-24.

“Colonial Spanish American Literary Studies:  1982-1992.”  Revista   Interamericana de Bibliografía.  Inter American Review of   Bibliography, 38 (1988), 167-76.

Cejador y Frauca, Julio. Refranero Castellano.  3 vols.  Madrid:  Hernando, 1928- 29.

Chang-Rodríguez, Raquel.  El discurso disidente: Ensayos de literatura colonial peruana.  Lima:  Pontificia Universidad Católica del Perú, 1991.

Gómez, Jesús.  El diálogo en el renacimiento español.  Madrid:  Cátedra, 1988.

Hampe Martínez, Teodoro.  Bibliotecas privadas en el mundo colonial.  La difusión de libros e ideas en el virreinato del Perú (siglos XVI-VII).  Madrid:  Iberoamericana, 1996.

Iñigo Madrigal, Luis, ed.  “‘Descripción de las grandezas de Santiago de Chile’    (un oema del XVIII, deudor de Caviedes).  Estudio, transcripción y notas.”  Anales de Literatura Hispanoamericana 23 (1994): 153-219.

Johnson, Julie Greer.  Satire in Colonial Spanish America.  Austin:  University     of Texas Press, 1993.

Lavallé, Bernard.  “Del ‘espíritu colonial’ a la reivindicación criolla o los albores del criollismo peruano.” Histórica 2 (1978): 39-61.

Las promesas ambiguas.  Ensayos sobre el criollismo colonial en los Andes. Lima:  Pontificia Universidad Católica del Perú, 1993.

Leonard, Irving.  Books of the Brave.  Berkeley : University of California Press, 1992.

Mazzotti, José Antonio.  “La heterogeneidad colonial peruana y la construcción   del discurso criollo en el siglo XVII.”  Asedios a la heterogeneidad cultural.  Libro de homenaje a Antonio Cornejo Polar.  Coord. José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos Aguilar.  Philadelphia:  Asociación Internacional de Peruanistas, 1996.  173-96.

Medina, José Toribio.  Biblioteca Hispano-Americana (1493-1810).  7 vols. Amsterdam:  N. Israel, 1962.

La imprenta en Lima 1584-1824.  4 vols.  Amsterdam: N. Israel, 1965.

Moraña, Mabel.  “La Endiablada, de Juan Mogrovejo de la Cerda:  testimonio satírico-burlesco sobre la perversión de la utopía.”  Revista      Iberoamericana, 61 (1995), 555-72.

Ocaña, Fray diego de.  Un viaje fascinante por la América hispana del siglo XVI.  Ed. Fray Arturo Alvarez.  Madrid:  Stvdivm, 1969.

Rama, Angel.  La ciudad letrada.  Hanover:  Ediciones del Norte, 1984.

Salinas y Córdova, Fray Buenaventura de.  Memorial de las historias del nuevo mundo Piru (1630).  Lima: Universidad Mayor de San Marcos, 1957.

Valle y Caviedes, Juan del.  Obra completa.  Eds. María Leticia Cáceres, A.C.I., Luis Jaime Cisneros y Guillermo Lohmann Villena.  Lima:  Banco de Crédito del Perú, 1990.

Obra completa.  Ed. Daniel Reedy.  Caracas:  Biblioteca Ayacucho, 1984.

Obra poética.  Ed. Luis García Abrines Calvo.  Jaén:  Diputación Provincial de Jaén. 2 vols, 1993 y 1994.

Obras.  Ed. Rubén Vargas Ugarte, S.J.  Lima: Tipografía Peruana, S.A., 1947.

___________________________
Pedro Lasarte
Universidad de Boston

Descargar articulo